martes, 30 de junio de 2009

Barcelona... La noche de San Juan

Mi primer San Juan fue ya hace muchos años, hoguera al lado del río Bernesga y fiesta en el barrio húmedo de León. Mi último San Juan fue hace 1 semana, la noche más corta llamaba a mi puerta con la nostalgia de aquellos años, pero con la vivencia de los presentes.

Esta vez fue en otra ciu
dad, quizás, junto a la cuna de León comparta mi podium de las urbes. El misticismo de esa noche se siente, se siente cuando las primeras antorchas empiezan a iluminar la playa, cuando las hogueras empiezan a ser el centro de varios corrillos y cuando los primeros fuegos son reflejados en el agua del Mediterráneo. Se siente cuando recuerdas que esta misma noche ya las has vivido varias veces y sigue siendo la misma, por eso mandas mensajes, para traerte a esta ciudad a los que no están para que se unan a los que sí. Sin saber como, el sol asoma por la ventana del horizonte y echas el último trago del cubata de ron mientras el humo de la última calada se va a la orilla donde tienes puesta la mirada.

Y como se suele dec
ir, las noches se van, pero las ciudades se quedan, en especial esta, se queda muy dentro. Se queda esa pareja que va de la mano en el carril bici, se queda esa fila de motos aparcada en una acera del Rabal, el pa amb tomàquet en el barrio de Gràcia, el paseo en el parque Güell, la multiculturalidad de Las Ramblas, el paseo al atardecer por la Barceloneta, como también se queda esa cerveza con Loquillo en el Tibidabo, hablando sobre rubias tatuadas en nuestros corazones, o ese gol, en el último minuto de unas olimpiadas en Montjuïc.

Barcelona posee eso, la magia en sus calles, que me hace sentir a gusto, e
sa maleta en un andén de Sants o en una terminal del Prat, que viene a quedarse, o que se va, pero que hace que esta ciudad tenga esa diversidad, mientras la brisa se lleva mis malos humos, los cuales, se convierten en tranquilidad, en cultura de calle, de música, mientras tres tipos te pueden hacer una foto, tocarte una canción o pintarte un cuadro, esto, entre otras muchas cosas, es Barcelona, y eso, entre otras muchas cosas, tiene la noche de San Juan. Quizás todo esto sea mejor cuando tienes posada en casa de una persona con la que compartiste tu primer San Juan y el último, y lo más importante, con la que compartes abuelos. Junto a él, levanto mi copa de cava y mi pan tumaca para decir… VISÇA LA NIT DE SANT JOAN.


2 comentarios:

Lamas dijo...

Yo celebré esa noche con una queimada en familia... Una gozada!

Lo de las cañas en el Burbia dalo por hecho, pero tendrá que ser a partir del 21 de julio.

Besiños!!

Vitruvio dijo...

Este tío es primo mío!!