miércoles, 21 de septiembre de 2016

Seguiremos siendo canción


A Carlos Huerta y Javier Morán

Bajo la mirada de una puesta de sol
y siguiendo el rumbo inexplorado
de la calada del último cigarro.
Con la resaca de la lluvia y su silencio
mientras descifro el amargor de un “lo siento”.
Observando el escaso resplandor
que una jarra de cerveza le brinda
a mi abundante depósito de recuerdos.
Bajo el susurro incesante de todos los destrozos
que un mal día permitieron mis errores.
En la ventana que muestra lo que no fue
aunque estuviese a un simple golpe de palabra.

Todos esos momentos más aquellos
que no nacieron para la literatura
son dignos para acompasarlos
con un mantra que lucha
para abolir la desidia:
¡Hay que seguir cantando!

Nunca fui un hijo de la derrota
y mucho menos heredero de la afonía.
No amenacéis mis alboradas,
ya que los gallos rojos 
nacimos para borrar del viento
las listas negras y su atroz sonido.

Al final este transcurso de años
solo sirve para mostrarme en el espejo
y analizar lo básico: ser o no ser.
Para desgracia de la derrota
mi respuesta, ahora,
no fue concebida para la negación.

Sea ayudado por cuerdas de una guitarra
o teclas de un acordeón,
mi temblor de piernas
y las dosis de miedo al fracaso
naufragan con destino al olvido.

Ya nadie escribe en un encerado
las palabras ayer o frustración.
Me considero alumno de lo inalcanzable
y algunas de vuestras leyes me impulsan a ello.

Y si aun así surgen dudas,
insisto, ¡Hay que seguir cantando!
Que la poesía, y la música,
al final de la noche, paguen la cuenta.






domingo, 4 de septiembre de 2016

Jesús Losada: Corazón frontera

El primer fin de semana de agosto coincidí en la feria del libro de Benavente, entre otros, con Jesús Losada. Allí me facilitó su poemario Corazón Frontera. Un libro que viaja en el último vagón de un tren de cuyo destino solo conocemos la lejanía. Un viaje afectivo lleno de versos que detienen el segundero, un poemario que leí como se deben leer las cosas buenas, muy pausadamente una tarde de verano atravesando esas líneas que nos regalan los mapas y los años .




ÉSTA es la única memoria de los deseos
que se nos anuncia
como la única que nos salva de esta vida,
de eta zanja que excavamos con las uñas,
adonde todos caminamos
con nuestra mercancía cargada al hombro.

lunes, 29 de agosto de 2016

Historias para no dormir

"La gente está a la fiesta y le trae bastante al pairo esas historias para no dormir". Esta frase está incluida en un artículo que la pluma imbécil (al que le pedí en su día que no se cansara nunca de escribir, ya que sus artículos eran dignos de cualquier revista satírica, con la lamentable diferencia de que este lo escribe en serio) nos regaló criticando una campaña contra el acoso machista durante las fiestas de Astorga.



Un cartel en el que se ve a Blancanieves apuntando con un arma a un pulpo con sus tentáculos (haciendo un símil con un acosador, por si el autor no lo pilló, no con “cualquiera con el que disientan") desató la ira de la parte más rancia de la sociedad astorgana y en especial de este periodista, que no tardó en hacer mención al terrorismo de E.T.A., banalizando una vez más el daño causado por la banda terrorista. En dicho artículo hacía mención a las 856 víctimas mortales de E.T.A. que reconoce el Ministerio de Interior, ignorando conscientemente las 1.075 mujeres asesinadas por violencia machista en España desde 1999, 28 este 2016 según el Instituto de la mujer y para la igualdad de oportunidades.

Recordarle a este periodista que durante San Fermín en Pamplona se denunció enérgicamente la violación por parte de 5 hombres a una mujer de 18 años, que en Bilbao se denunció la agresión sexual durante la Aste Nagusia (semana grande) o que Madrid, Barcelona o A Coruña  pidan que el terrorismo machista sea una cuestión de Estado, pero según sus palabras, en Astorga "La gente está a la fiesta y le trae bastante al pairo esas historias para no dormir". Lamentablemente no es el único, otro hombre me dijo que el martes de fiestas (el martes es el día elegido por La Plataforma Ciudadana por la Igualdad y contra la Violencia para denunciar los asesinatos machistas) no era un día para manifestarse, como si esta lacra dejara de existir durante una semana. Me gustaría saber la reacción de esta gente si los asesinatos en lugar de ser mujeres y asimilarlo como algo natural fuesen victimas de cualquier grupo terrorista, como por ejemplo el "movimiento vasco de liberación" como lo definió J.M. Aznar en 1998, que ni en eso acierta Alejandro García Nistal, autor del artículo al que me estoy refiriendo.

La elección de Blancanieves, cuento de origen alemán, no fue casual, ya que es uno de los personajes a los que Walt Disney más aplicó su ideología machista, como bien se puede ver en este vídeo. Pero no solo se puede ver en las películas de Disney, si analizáis detenidamente a un personaje que visita Astorga cada semana de fiestas, Gorgorito, se defiende dela bruja (mujer) con una estaca bajo la atenta mirada de decenas de niños y niñas. Incluso en el lenguaje cotidiano, cuando uno analiza el significado que se le da a las palabras zorra y zorro, nos damos cuenta del machismo que nos rodea, aunque los machirulos no se cansen de decir que la lengua no es machista, pero bueno, "La gente está a la fiesta y le trae bastante al pairo esas historias para no dormir".

En fin, espero que el heredero de las mamandurrias en Astorga deje de escribir estos artículos y, ya puestos, empiece a pagar a sus empleados dignamente, ya que por ser un buen siervo del gobierno municipal del PP-PAL tiene ingresos suficientes para ello. El machismo no se detiene en fiestas y para los pulpos a los que va dirigido el cartel, ¡NO ES NO!


Pd.: si hablamos de violencia, ver a Arsenio García, alcalde de Astorga, recorriendo las calles de la ciudad en la semana de fiestas subido en su vehículo militar, no es un gran ejemplo de pacifismo, aunque nadie ladra contra su amo.