domingo, 10 de junio de 2012

Me gustas dignidad, porque estás como ausente.

Veo banderas de España por las calles y me pregunto, ¿Será para celebrar lo del rescate?

Escucho a Andrés Iniesta y a Fernanto Torres decir "Haremos que se sientan orgullosos de ser españoles" y me pregunto, ¿Me están llamando gilipollas a la cara?

Siento como la gente está emocionada con la Eurocopa de fútbol y me pregunto, ¿Esto es en serio?

Oigo cantar, yo soy español, español, español y me pregunto, ¿Celebran lo de Bankia, los expedientes de regulación de empleo de Andalucía, lo de Carlos Divar, la trama Gürtel, la estima de los ciudadanos a este gobierno y al anterior, la amenaza de muerte del periodismo, el fin de la minería, los recortes en educación y sanidad, las cifras del paro, el rescate, que 113.000 cuerpos - al menos - siguen enterrados en las cunetas, el sistema electoral, la amnistía fiscal?

Veo, oigo, escucho, siento y me pregunto, ¿En que momento perdimos la dignidad? 

Batania: El pan se puso duro el otro siglo y aquí nadie confiesa que fuimos derrotados

Antonio Machado: El mañana efímero

                              
A Roberto Castrovido.

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y alma inquieta,
ha de tener su marmol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
En vano ayer engendrará un mañana
vacío y por ventura pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

1 comentario:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Tú y otras muchas personas no habéis perdido la dignidad. Saludos