miércoles, 7 de diciembre de 2011

María, Ruidenore de Cima (Rihonor de Castilla)


Ayer estuve con mi novia en Ruidenore de Cima (Zamora), nombre autóctono de Rihonor de Castilla. Este pueblo está dividido por una frontera administrativa, que no física, ya que medio pueblo pertenece a España y el otro medio a Portugal.

Pues bien, en la parte zamorana estuve con María, una mujer de 87 años que me dijo textualmente:

"Aquí no se habla portugués ni español, aquí se habla leonés"


Invito a los políticos y a algún periodista (Vease el director de un periódico leonés) que no han salido de su despacho a conocer la realidad de esta lengua en Zamora, especialmente en la zona de Sanabría, donde se pueden apreciar rasgos del Senabrés o el Pachuecu - como también pude observar en San Martín de Castañeda - la variedad del leonés de esa zona. Se trazan políticas lingüisticas sin haber pasado nunca por un pueblo a conocer su realidad y, así nos va.


Aquí podéis ver la Llienda´l llagu de Senabria.


3 comentarios:

Xairu López dijo...

Grandes momentos tengo pasaos nesi llugar al que vou polo menos dúas veces al añu, la vista de dambos pueblos dende'l campanariu de la eilesia de Ruidenore de Cima ye maraviyosa. Si tienes ocasión, cuando vuelvas fala con Manolo, propietariu de la tienda d'ultramarinos d'esi mesmu pueblu, un gran home que siempres tien dalgo interesante que cuntar.

Saludos,

Irma dijo...

Y gracias a los políticos cafres que tenemos conseguirán que desaparezca nuestra identidad, ya que siguen empeñados en cambiar la historia, pero la historia se escribe con mayúsculas y en este caso en leonés.

Un post perfecto y necesario, Abel.

Un abrazo utópico, Irma.-

Samuel dijo...

Me encanta este pueblo, he estado dos veces, van dos años, y la primera vez tengo un maravilloso recuerdo, varias cervezas con dos portugueses y un español. A uno de ellos me comentaba en ese extraño "pertues" que tan bien se entiende que iban a "pía" (en castellano a pie y en portugués a "pé") No sabia su nombre autóctono. pero de seguro volveré.