jueves, 10 de diciembre de 2015

Violencia nada sensata

Es tan grave que un niño vea como su padre mata a su madre como que vea que su madre mata a su padre”. Esta joya soltó ayer Marta Rivera de la Cruz (de Ciudadanos, el cambio sensato, no lo olviden) en el debate a 9 de ayer. Lo que nadie le explicó al partido naranja, parece ser, es que el número de mujeres muertas este año por violencia machista se eleva a 57, las dos últimas ayer mismo. El problema es no reconocer el problema y no llamar terrorismo a esta lacra. Por comparar, la banda terrorista ETA únicamente en los años 1978,1979 y 1980 cometió más de 57 asesinatos, pero con esas víctimas sí se les llenan los votos, esto la boca. Con las otras, consecuencia del estado patriarcal que tan bien les trata, no tanto.

Que vivimos en una sociedad machista es evidente, negarlo es de necios. En los datos de violencia machista no solo deberían contabilizarse el número de muertes, sino también el número de mujeres que por miedo no se atreven a denunciar, las que están anuladas, las que  por medios económicos no se divorcian o los hijos e hijas que sufren maltratos, como por ejemplo la niña que no quería ir con su padre en el régimen de visitas que un juez o jueza aprobó pese a que la madre denunciara esas palizas que, lamentablemente, le costaron la vida a su hija. Ese caso le costó al Estado español la condena de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sin que casi nada cambiara.

El machismo también es evidente en las canciones, como por ejemplo el admirado Joaquín Sabina cuando en su canción Mujeres fatal suelta “hay mujeres que dicen que sí, cuando dicen que no”, o “hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad”. Del machismo del reguetón prefiero no hablar, creo que me darían nauseas. Está presente en voz de literatos, como Pedro Trapiello, que merece varios adjetivos descalificativos  por afirmar que “Francisco Umbral no le echó de León el alcalde, le echó la Sección Femenina”, donde aparte soltar la barrabasada, soltó dos leísmos. También un escritor astorgano en su columna de opinión invita a pensar que no todo es lo que parece, que igual una niña no fue asesinada por su padre sino que sufrió un accidente con un columpio. Como no, dentro de estas frases también está Arturo Pérez Reverte, ese macho alfa de la españolidad y la literatura acuñando el término de feminazi.

Luego están los que alegan que hay muchas denuncias faltas, sin informarse previamente, claro, ya que solo el 0,010% de las denuncias por malos tratos entre los años 2009-2013 son falsas o los que consienten que un ser (¿humano?) como Salvador Sostres, pagado con dinero público, dijese en Telemadrid delante de alumnos y alumnas de instituto, además de frases racistas, barbaridades sobre niñas de 17 años.

Para finalizar, recordar que en el último pleno del ayuntamiento de Astorga (equipo de gobierno PP y PAL-UL), el mismo que promocionó un homenaje a la mujer española que consistía en dejar pasar gratis a las mujeres que fuesen acompañadas a la plaza de toros, se negó a condenar explícitamente la violencia machista más unas serie de propuestas porque varias de ellas ya estaban incluidas en su documento.

Cuando escucho la pregunta ¿tú colaboras en las tareas del hogar?, con esa connotación machista, ya que parece que esa tarea es propia de mujeres, me vienen a la cabeza unas palabras de mi abuela Nieves, a saber: “En la matanza, cuando los hombres se iban a tomar algo antes de comer, nosotras hacíamos la comida y cuando después de comer se iban al bar, nosotras nos quedábamos fregando”. Crecí rodeado de mujeres, empezando por mi abuela Ángeles, mi madre y mi hermana y ahora lo hago con mi pareja y mi hija. Ellas me enseñan a ser mejor día a día y a ver de cerca todo lo que denuncian, empezando por esa actitud paternalista de muchos hombres que no genera más que rechazo, los piropos como símbolo de superioridad, la asimilación de otras mujeres del papel de servidumbre con frases como “marcho para casa volando que va a llegar este y yo con la comida sin hacer” o las adolescentes que reconocen buscar al más malote para que las proteja.


Al primer hombre que escuché declararse feminista fue a Javier Krahe. Bueno, pues yo también me considero feminista, al menos, como reconocimiento a todo lo que soy gracias a ellas y como simpatizante de su lucha, que no es más que la lucha por la dignidad. No olviden las palabras de Elizabeth Cady Stanton: “El lugar de una mujer en la sociedad marca su nivel de civilización” y por ahora, la nuestra no sale muy bien parada.

2 comentarios:

Mercedes G. Rojo dijo...

Estupendo artículo,Abel. Ha sido un placer leerte. Ojalá cada vez sean más los que lo tengan tan claro vomo tú y lo manifiesten .

Manuel Cuenya dijo...

Muy valiente, Abel.