jueves, 18 de marzo de 2010

Miguel Hernández: Nanas de la cebolla

Estando en la cárcel Miguel Hernández, recibió una carta de su esposa diciéndole que en casa no había otra cosa para comer que pan y cebolla. En ese tiempo, ella tenía que amamantar a su segundo hijo nacido en 1939 (el primero había muerto). La respuesta a esta carta fue el siguiente poema.

Foto realizada en Páramo del Sil (León)

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en lunas
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete niño
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.


3 comentarios:

Odiseo dijo...

Hola, acabo de encontrar tu blog por casualidad y me ha motivado considerablemente. Ya con toparme de buenas a primeras con esas hermosas "Nanas de la cebolla" y con ese entrañable temblor en la voz de Serrat creo que no podía haber conocido tu blog en mejor momento. Si eres tan amable te agradecería que ojearas el mío, que no es más que un cúmulo de ideas escritas de la mejor forma que mi limitada calidad literaria me permite. La dirección es navegandoconodiseo.blogspot.com
Si lo tienes a bien sería realmente un placer que nos afiliáramos mutuamente y siguiéramos cada uno los pasos e inquietudes del otro. Espero tu respuesta. Un abrazo.

Michel Blond dijo...

¡¡Joder!! Se me ha puesto la piel de gallina.

Miguel dijo...

Por casualidad no sabrás quién pintó ese mural en Paramo del Sil?